martes, 16 de diciembre de 2014

PNL. Modelos mentales

Actitud mental de protagonista.

La actitud de protagonista es otro modelo mental que podemos activar con una perspectiva orientada al estado de bienestar.

Esta manera de ver la realidad se centra en lo subjetivo, de ahí que cada experiencia vivida es enriquecedora.
El protagonista piensa en  “Querer ser” busca efectividad en sus acciones a través del aprendizaje.
Cuando no logra alcanzar sus objetivos toma responsabilidad, se involucra, se pregunta que puede aprender o que hacer diferente, como incrementar la efectividad y lograr el estado deseado. 

Los obstáculos se convierten en desafíos  que le permitan transformarse y crecer. Tiene poder de acción. Su autoestima está basada en sus principios, es consistente.
Posee capacidad de adaptación. Es congruente.

Utilizando un discurso en primera persona, da explicaciones generativas, esto le permite responsabilizarse y elegir como actuar frente a los acontecimientos, hace propuestas concretas, no juzga.

Con respecto a los aprendizajes adopta la actitud de aprendiz, acepta sus incompetencias, sabe que puede aprender, es consciente  de sus recursos, acepta las posiciones diferentes. Practica la escucha activa. Es inteligente emocionalmente, sabe pedir ayuda.

Dependiendo de sus rasgos de personalidad y su relación con el entorno las emociones que se experimentan están relacionadas con el entusiasmo, alegría, esperanza, asombro, la sensación de bienestar, la persistencia, gratitud para con uno mismo.

La actitud de protagonista plantea una postura ética frente a la vida, con confianza y respeto, con el  poder de elegir en todo momento con responsabilidad.


viernes, 12 de diciembre de 2014

PNL Modelos mentales



Los seres humanos, para actuar cotidianamente, desarrollamos modelos mentales (pensamientos, imágenes, supuestos, historias,) que nos permiten organizar la información percibida del entorno e interpretarlo. De esta manera según el modelo mental será la actitud de respuesta frente a los acontecimientos.

Este proceso ocurre de manera inconsciente, de allí la importancia de reconocerlo y si es necesario modificarlo si  condiciona, limita,  las experiencias y acciones cotidianas.
Así como los modelos mentales pueden impedir los cambios, la comunicación y el aprendizaje también pueden acelerarlos, expandirlos.

Modelo mental de la personalidad víctima.

La persona con pensamientos de víctima centra su existencia en el paradigma de verdad única, cree que las cosas sólo pueden ser de un modo, no hay lugar para las diferentes perspectivas. 
Todos los pensamientos se organizan a partir del DEBER SER y se actúa de acuerdo a él, necesita tener razón.
Cuando se activa este modelo ante un acontecimiento que no concuerda con la opinión de sujeto, sobre cómo deberían ser las cosas, éste necesita demostrarse y demostrar que el suceso no debería haber ocurrido y que “alguien ha cometido un error”. 

Con su discurso el modelo victima genera explicaciones  tranquilizadoras para ser eximido de toda responsabilidad, utiliza un lenguaje impersonal, con frases culpabilizantes.
Protege su actitud con la postura del SABELOTODO, generaliza, evita dar su opinión.

La crítica es la acción. Desde allí evalúa, da indicaciones, encuentra justificaciones, es un dador de instrucciones, evita correr riesgos, alienta a que los cambios los realicen los otros.
Bajo este modelo mental donde no hay compromiso, no se obtienen  resultados concretos en la vida. Las emociones pueden estar relacionadas al:

 Enojo: ira, fastidio, irritación, resentimiento, frustración, deseos de revancha, desarmar los argumentos de los otros, querer sentirse victorioso en un cambio de ideas, impotencia ante aquello que considera injusto.

Miedo: estado de alerta, temor, angustia, desconexión del resto de las personas.


Este modo de pensar, comunicarse, sentir y actuar impide ser responsable de la propia existencia, aceptar las diferencias, permitiendo fomentar las relaciones interpersonales.
El desafío es trascender la individualidad, para poder socializar.

martes, 25 de noviembre de 2014

Resiliencia. Reparar las heridas


Kintsugi, cicatrices de oro











Desde el momento de su creación, o incluso desde antes, un objeto acumula una historia. No se puede considerar nunca un objeto acabado. Algo antiguo lo es hoy algo menos que el próximo año, algo nuevo puede dejar de serlo por un rasguño. Las cosas evolucionan desde la  nada y hacia la nada.
Al Shogun Ashikaga Yoshimasa se le rompió su cuenco de té favorito. Como era un hombre muy poderoso decidió hacer lo imposible por reparar aquel objeto y lo mandó al lugar en China donde se había fabricado, con la esperanza de que aquellos artesanos le devolviesen la vida.
Esperó y esperó hasta la mañana en que volvió el cuenco. Pero entonces el soberano sufrió la más grande de las decepciones. Se había reparado con unas grapas de metal que no alcanzaban a unir las grietas y que lo inutilizaban para su uso en la ceremonia del té, además de afearlo y privarlo de la delicadeza que tanto apreciaba en él.  
El Shogun Ashikaga era conocido por su determinación y haciendo gala de esa cualidad siguió creyendo que la reparación era posible. Esta vez mandó a artesanos japoneses que encontraran una solución, y que desarrollaran una técnica para reparar cerámica que uniese perfectamente las juntas. Así nació el Kintsugi, o reparación con barniz de oro y sus variantes, el Gintsugi, en el que se usa plata y el Urushitsugi, que emplea laca urushi.
Que esta leyenda sea cierta o no carece de importancia, lo cierto es que el Kintsugi logra, además de reparar la pieza, transmutar las heridas en la principal característica a destacar del objeto.
Llegó a tener tanta popularidad esta técnica en el S. XVI, que se dice que algún coleccionista rompía intencionadamente su cerámica para aspirar a poseer un Kintsugi.
Actualmente las antigüedades reparadas mediante esta técnica son más apreciadas que las que no se han roto nunca, es una especie de contrasentido que sólo se entiende admirando las cicatrices de oro que surcan su superficie.
__._,_.___

Llevemos esta imagen al terreno de lo humano, al mundo del contacto con los seres que amamos y que, a veces, lastimamos o nos lastiman.

¡Cuán importante resulta el enmendar! 
Cuánto, también, el entender que los vínculos lastimados y nuestro corazón maltrecho, pueden repararse con los hilos dorados del amor, y volverse más fuertes.

La idea es que cuando algo valioso se quiebra, una gran estrategia a seguir es no ocultar su fragilidad ni su imperfección, y repararlo con algo que haga las veces de oro: fortaleza, servicio, virtud... 

La prueba de la imperfección y la fragilidad, pero también de la resiliencia —la capacidad de recuperarse— son dignas de llevarse en alto.
La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos
La Resiliencia, es el convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar que los resultados estén en contra, al final surge un comportamiento ejemplar a destacar en situaciones de incertidumbre con resultados altamente positivos.


lunes, 3 de noviembre de 2014

Planificar las tareas, optimizar recursos.




A la hora de organizar tus tareas, lograr objetivos, es importante tener en claro cual es el resultado que quieres obtener, que recursos necesitas, y cuanto tiempo te demandará realizarlas, por eso el uso eficaz y eficiente del tiempo es fundamental en la planificación de las mismas, así estarás focalizado en optimizar el rendimiento.

La planificación es la determinación por adelantado de los acontecimientos. Te pone al mando, en control de tu vida.
Es fundamental establecer una dirección clara para los esfuerzos de cada día. Así pues, crea el hábito de planificar por escrito cada jornada. El empleo inadecuado del tiempo es una de las razones por las cuáles muchas personas abandonan sus objetivos o no logran realizar sus tareas cotidianas.

Si no estás obteniendo los resultados que te gustaría con tu tiempo, evita buscar excusas o culpables. Busca soluciones, comprométete. Sé proactivo.

Tienes todo el tiempo a tu disposición. Esta es la primera actitud a desarrollar: Dispones de todo el tiempo disponible.

Para ello, es conveniente clasificar entre aquellas tareas que son importantes y no importantes y las que son urgentes y no urgentes.

                                                   Importante y urgente
                                                Importante y no urgente
                                             No importante pero urgente
                                            No importante y no urgente


El cuadro puede ayudarte a organizarte en el uso del tiempo. Un gran valor.

Finalmente es interesante preguntarnos:

¿Qué es lo más importante que puedo hacer hoy, que de lograrlo puede aportar un avance significativo en mi vida?

Respondida esta pregunta, solo hay que ¡Actuar!!

jueves, 9 de octubre de 2014

PNL Percepción y memoria

“El cerebro no retrata la realidad como una imagen de una cámara de fotos sino que le otorga significado a las imágenes, sonidos y sensaciones, según los filtros que utilizamos. El cerebro da sentido a la información que es recibida a través de los sentidos.
Las neurociencias nos permiten comprender como se forman las memorias. La conformación de un recuerdo depende del proceso de consolidación de la memoria. Cada vez que se forma un recuerdo el cerebro convierte la memoria temporal en una memoria a largo plazo con el fin de ser evocada.

La evidencia científica demuestra que cada vez que recuperamos la memoria de un hecho ésta se hace inestable permitiendo abrir nuevas instancias, ventanas, para modificar la manera en que está conformado el recuerdo y las reacciones que lo acompañan ya sea para potenciarlas o atenuarlas. El cerebro trabaja para la reconsolidación de esa memoria. Cuando cambiamos ciertos elementos de un suceso cambia su interpretación y el estado emocional que los acompañan.

Cuando almacenamos nuevamente esa memoria como una nueva memoria, contiene información adicional al evento anterior”. (Usar el cerebro. Dr. Facundo Manes)

Desde la PNL hablamos de las Submodalidades como los modos en que el cerebro ordena, codifica la experiencia subjetiva. Son los elementos del  sistema representativos visual, auditivo, kinestésico. Percibimos  el mundo a través de los sentidos y esta información la elaboramos internamente en imágenes, sonidos y sensaciones. Siempre que recordamos una experiencia lo hacemos utilizando la estructura de las Submodalidades específicas.
A través  de nuestra vida almacenamos innumerables experiencias, positivas y negativas, lo que nos diferencia es el modo individual de asimilarlas, guardarlas, recordarlas y como impactan en nuestra vida.

Richard Bandler  uno de los creadores de la PNL en su libro “Use su cabeza para variar” propone sencillos ejercicios para  manejar nuestro cerebro.

*Seleccione una experiencia pasada agradable. Deténgase en ese recuerdo y asegúrese de revivirlo como en ese momento, si lo desea puede cerrar los ojos.
Mientras mire ese recuerdo agradable, cambie la brillantez y el tamaño de la imagen y note como cambian sus sentimientos en respuesta a ello. Primero más y más brillante… Ahora oscurézcalo más y más hasta que apenas pueda verlo, ahora de nuevo vuélvalo brillante…
Para la mayoría de las personas, cuando la imagen se hace más brillante los sentimientos son más intensos y al disminuirlo disminuye la intensidad de los sentimientos.

*Si recuerda un suceso desagradable, si oscurece lo suficiente y achica la imagen disminuirá la respuesta emocional.


sábado, 20 de septiembre de 2014

PNL Comunicación

La importancia de las preguntas en la comunicación.
El Metamodelo del lenguaje.


El lenguaje es la representación del mapa, de la experiencia subjetiva.
Nuestra experiencia subjetiva, pensamientos, creencias, valores comportamientos, forma parte de nuestra  estructura profunda que se encuentra a nivel inconsciente.

La estructura superficial equivale a la exteriorización, mediante el lenguaje de dicha experiencia. Entre una y otra el contenido del mensaje se va transformando.
No decimos, estructura superficial, todo lo que pensamos. Dada la complejidad del pensamiento y su velocidad realizamos una serie de acciones: ELIMINAMOS, SUPRIMIMOS Y DISTORCIONAMOS información.

La PNL nos acerca una herramienta  muy valiosa que permite optimizar la comunicación. Es el Metamodelo del lenguaje. Es un modelo verbal para escuchar atentamente y poner el foco en el COMO se dice lo que se dice, más allá del contenido.

A través de preguntas o desafíos el interlocutor puede:

Reconectarse con su estructura profunda donde está toda la información.
Encontrar la información omitida.
Detectar limitaciones en su mapa y resolverlas.
Clarificar el mensaje.
Encontrar el camino a seguir en la interacción.
Recuperar recursos, encontrar soluciones.

Estando en sintonía  y haciendo preguntas específicas y precisas la mente inconsciente se activa, busca la información perdida, las respuestas. Logramos dar sentido al mensaje, indagamos, comprendemos, evitando interpretaciones inadecuadas.

Preguntas utilizadas en el metamodelo del lenguaje:

¿Todos?, ¿Nadie?, ¿Nunca?, ¿Nada?
¿Qué pasaría si...?, ¿Qué le impide?
¿Qué, específicamente?,
¿Quién?, ¿Cuándo? , ¿Dónde?
¿Cómo?, ¿Comparado con qué?, ¿Cómo lo sabe? ¿Quién lo dice? ¿Qué pasaría si?






sábado, 30 de agosto de 2014

PNL y Coaching

Rapport y confianza


“La verdadera habilidad de un coach es extraer las soluciones del experto real (el cliente)”. John Grinder.

Un principio de la PNL dice: “Todas las personas poseen recursos y habilidades para poder cambiar según sus circunstancias”.

En el proceso de Coaching este principio es la base para comenzar un camino de nuevas posibilidades orientadas al logro del estado deseado. Es un estilo de liderazgo.
En un proceso de flexibilidad en la conducta y creatividad para tomar decisiones, resolver conflictos, identificándolos para poder encontrar soluciones.
El Coach acompaña y motiva al cliente en la búsqueda interior, mediante preguntas lo guía en este proceso de aprendizaje, reconociendo sus recursos, creencias y valores. Hay un cambio de mirada orientada a la acción.

La PNL  permite descubrir qué influencia tiene nuestra forma de pensar y actuar sobre los resultados que obtenemos y darnos cuenta qué podemos hacer en forma diferente para alcanzar resultados diferentes.
El coach al entender como piensa, siente y acciona su cliente puede facilitarle herramientas dinámicas, según sus características personales, que le permitan reconocer las limitaciones que le impiden concretar sus objetivos, hacer los cambios necesarios para desarrollarse en cada área de vida.
Las herramientas que dispone el coach le permiten lograr rapport con el cliente para generar un entorno de confianza y fluidez que favorece la calidad de la comunicación.

El rapport es una cualidad que surge en una relación de mutuo respeto. El rapport se construye donde ambas partes se influencian. Estando en rapport entendemos el estado de la otra persona, nos podemos poner en sus zapatos. El Coach establece rapport y entiende el estado de su cliente. Cuando estamos en rapport no es necesario estar en un todo de acuerdo, a pesar de las diferencias y habiendo respeto mutuo podemos lograrlo.

La confianza genera seguridad, fortaleza, coraje y como en el rapport la construimos con nuestro comportamiento, requiere tiempo. Confiamos en aquello que creemos que es bueno para nosotros, es algo flexible, no es una cualidad de todo o nada. La sinceridad y la competencia son atributos de la confianza.

El Coach es merecedor de confianza cuando:

Es auténtico, es importante recordar que  también es un ser humano.
Es honesto, dice la verdad en forma respetuosa.
Es congruente, está en rapport consigo mismo.
Presta atención y escucha.
Es flexible, tiene sentido del humor, desdramatiza y puede mostrar otras perspectivas.
Mantiene su palabra.
Posee competencias para intervenir profesionalmente y posibilitar cambios, utilizando estrategias dinámicas.


Hoy más que nunca se recurre al coaching a nivel personal y empresarial con el objetivo de mejorar el desempeño de personas y equipos, en la búsqueda de progreso en sus capacidades comunicacionales, optimizando los recursos que permitan clarificar objetivos y obtener resultados deseados. Alcanzando niveles de excelencia en la gestión.